¡Hola!

Hola a todos, y bienvenidos a este blog. Mi nombre es Danilo Quispe Lucana, soy de Perú y desde niño mis padres me inculcaron el hábito de la lectura. Un día, cuando era niño, mi papá se apareció en la casa con un libro de cuentos, lo cual aumentó más mi curiosidad por buscar y leer cuentos, fábulas o mitos. Después, series como El narrador de cuentos de Jim Henson, los programas japoneses de títeres en canal 7 y películas de fantasía como La historia sin fin o El cristal encantado, donde la trama y los personajes pesaban más que los efectos especiales, marcaron a mi generación.

Dicen que cuando crecemos, el turbulento y estresante modo de vida de hoy hace que muchos perdamos ese espíritu soñador, inocente y despreocupado de cuando éramos niños. Cada uno sabrá tener una válvula de escape a todo esto que no hace más que dañar nuestra mente. En mi caso, la lectura me lleva a un mundo de fantasía, donde la imaginación no conoce límites y donde cualquier cosa puede pasar. Son algunas de esas historias breves que he leído o escuchado las que poco a poco iré volcando en este blog. Espero pues que su estancia aquí sea grata y disfruten de las lecturas.

Sobre el blog original

Un jardín extraordinario, además de ser el título de uno de los capítulos de El monje que vendió su Ferrari (libro que además recomiendo leer), es un símil con la mente humana. Nuestra mente es como un jardín. Nosotros, como jardineros, somos responsables de cuidar este jardín y todo lo que hay en él, así como remover la malahierba y demás malos elementos que puedan malograr lo que cultivamos en nuestro jardín mental. Si le damos una buena materia prima (en forma de pensamientos buenos) todo en nuestro jardín crecerá y será más hermoso, pero si no lo llenamos de buenas materias primas o dejamos que la hierba mala (los malos pensamientos) invadan nuestro jardín, poco a poco se irá echando a perder. De nosotros depende cómo alimentamos y cuidamos el jardín de nuestras mentes.

La “nueva versión”

Por un descuido mío, el dominio del blog anterior se perdió y no lo pude recuperar. Hoy decidí volver a lanzar este blog con la misma temática, solo que con un nombre más directo y fácil de recordar e identificar. Así nace Bonitas lecturas, donde poco a poco iré publicando nuevamente las historias que ya tenía en el blog anterior y añadiendo historias nuevas.