Alejandro Magno y la quema de sus naves

el

Cuenta la historia que antes del año 335 a.C., Alejandro Magno atacaría Fenicia en una de sus grandes batallas. Tenía en claro que el ejército enemigo superaba en gran número al suyo. Sus hombres estaban atemorizados porque conocían la situación. Desmotivados y sin esperanzas pensaban que iban a una muerte segura.

Cuando llegaron a las costas de Fenicia y ya había desembarcado todo su ejército, Alejandro Magno ordenó a algunos de sus hombres a quemar todas sus naves. Los barcos se consumían en el fuego y poco a poco se hundieron en el mar.

Quema de barcos

Reunió a todas sus tropas y les dijo: “¿Ven cómo se queman nuestros barcos? Pues la única forma de volver a casa con nuestras familias es salir victoriosos de esta batalla. Regresaremos por el mar y en los barcos de nuestros enemigos a quienes venceremos”.

Y así fue, los hombres se armaron de valor y lucharon con determinación por sus vidas, por su objetivo en la batalla y por regresar a casa al lado de sus seres queridos.

Imagen de portada: El mosaico de Issos, también conocido como mosaico de Alejandro Magno, una copia romana de una pintura helenística conservada en la Casa del Fauno, en Pompeya. Representa la batalla de Issos, en especial la carga de los hetairoi de Alejandro guiados por su líder mientras los soldados de Darío III Codomano intentan proteger a su rey. Forma parte de la colección actual del Museo Arqueológico Nacional de Nápoles [Fuente: National Geographic].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.