La zorra y las uvas

Iba una zorra caminando por el bosque, buscando algo que comer. Cuando después de caminar un buen trecho, vio en la rama más alta de un grueso árbol, un gran racimo de uvas.

— ¡Uy, qué ricas uvas! ¡Y con lo que me encantan…!

La zorra se relamía nada más al pensar en aquellas ricas y jugosas uvas que calmarían su apetito. Se paró debajo del racimo y estiró su pata delantera todo lo que pudo para alcanzar el racimo, pero este estaba muy alto, y la zorra era muy chiquita. La zorra se empinó, saltó, buscó algo para poder treparse, pero nada que podía alcanzar sus añoradas uvas.

Al final, viendo que no podía alcanzar el racimo de uvas, la zorra se fue, refunfuñando:

— Bah… Total, ¡esas uvas ni siquiera están maduras!

Esopo

Foto de portada: Susana Ricoche (tomada desde Hacer familia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.