Los dos leñadores

Había una vez dos leñadores. Eran los mejores y los más fuertes que uno podía encontrar. Un día decidieron ver quién de los dos era el más fuerte, así que decidieron competir para ver quién de los dos podía cortar más leña en 24 horas.

El primer leñador (llamémosle Pedro) salió a trabajar y cortó leña sin parar por 24 horas seguidas. No descansó en ningún momento, y era tan fuerte que ni llegó a sentir cansancio.

El otro leñador (llamémosle José) trabajó muy duro por dos horas y luego hacía una pausa de 15 minutos. Luego se pudo a trabajar por otras dos horas antes de su siguiente pausa. José repitió este ciclo hasta llegar a las 24 horas.

Cuando llegó el momento de contar cuánta leña había cortado cada uno en las pasadas 24 horas… resultó ganador José.

Pedro, visiblemente confundido, le preguntó a José:

— ¿Cómo pudiste haber ganado, si ambos trabajamos tan fuerte como pudimos y yo he trabajado sin descanso mientras tú parabas cada dos horas?

José respondió tranquilo:

— De cuando en cuando hay que hacer una pausa para afilar el hacha.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste una pausa en tus obligaciones (o en lo que sea que te está manteniendo ocupado) y afilar tu hacha?

Esta versión de la historia es una traducción libre de la publicada en The heretic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.